¿Qué proporciona el color natural de la piel?

El color natural de una piel sana es la combinación de tres colores (rojo, azul y pardo) producidos por los siguientes pigmentos:

  • Melaninas: son responsables de la pigmentación constitutiva de la piel.
  • Betacarotenos: actúan en la epidermis, dermis y tejido subcutáneo.
  • Hemoglobina (contenida en los glóbulos rojos): Actúan en los vasos sanguíneos dérmicos y subcutáneos

La Melanina es el pigmento más importante de la piel. Se distribuye a lo largo de todos los estratos de la epidermis, así como de las capas del pelo emergente. Es la responsable de las coloraciones marrones, amarillentas y rojizas, tanto de la piel, como de los pelos y cabello.

La función más importante de la melanina, sin embargo, no es aportar una coloración estética o característica a la epidermis, sino defender las capas profundas de la piel de los efectos deletéreos de la radiación ultravioleta. El bronceado es una pigmentación «adaptativa»: broncearse significa fabricar mayor número de melaninas por acción de los rayos UV para protegerse de ellos.